Tras las elecciones, “Hacemos Santa Fe” sentó las bases para un nuevo peronismo en la provincia

Con un fuerte trabajo territorial, sumó 60 presidencias comunales que antes estaban en manos del Frente Progresista, Juntos por el Cambio y fuerzas políticas vecinales

En junio pasado, el gobernador Omar Perotti presentó “Hacemos Santa Fe”, un espacio conformado por más de 1500 dirigentes de los 365 municipios y comunas de Santa Fe que pretendía llevar la experiencia de “Hacemos Rafaela” a toda la provincia, fue el inicio de un recorrido que sentó las bases de un nuevo peronismo para Santa Fe.

Con la elección del pasado domingo, ese trabajo territorial del PJ le permitió quedarse con 60 presidencias comunales que antes estaban en manos del Frente Progresista, Juntos por el Cambio y fuerzas políticas vecinales.   

La expectativa de los dirigentes del espacio que lidera el gobernador Omar Perotti es generar un nuevo espacio peronista que sea amplio e inclusivo y que le permita alejarse de esa impronta filo kirchnerista con la cual se ha identificado al PJ de la provincia en el último tiempo.

Un PJ abierto que capte la atención del electorado partidario que no se siente representado, al votante independiente, no ideologizado y apolítico, que quizás acuerda con el modo de gestión del actual gobierno pero que rechaza todo lo que genera el espacio que tiene a Cristina Kirchner como líder a nivel nacional. 

Entre las comunas recuperadas con figuras identificadas con el Partido Justicialista, y que antes estaban en manos del Frente Progresista, figuran Sanford, en el departamento Caseros; Eustolia, Saguier, Virginia y María Juana; en Constitución, y Cafferata y Miguel Torres, en General López.

También hubo triunfos en El Sombrerito, en General Obligado; Felicia, San Mariano y Sarmiento, en Las Colonias; Carmen del Sauce, Coronel Bogado y Soldini, dentro del departamento Rosario; Moisés Ville y La Lucila, en San Cristóbal; San Fabián, en San Jerónimo; Los Tábanos, en Vera; Naré, La Criolla y Ramayón, en San Justo. Además, quedó en manos del peronismo la comuna de Carrizales, en el departamento Iriondo, que estaba en poder de Cambiemos.

Con listas que llevaron el logo de “Santa Fe para todos”, el oficialismo recuperó 18 comunas que gobernaba el Frente Progresista: Santo Domingo, Elisa y María Luisa, de Las Colonias; Santa Isabel y Diego de Alvear, en General López; Colonia Teresa, en San Javier; Montefiore y Logroño, en 9 de Julio; Crispi y Las Bandurrias, en San Martín; Colonia Rosa, Villa Saralegui, Colonia Clara y Aguará Grande, en San Cristóbal; Cañada Ombú e Intiyaco, en Vera, y Colonia Mascías y Saladero Cabal, en Garay. Además de las comunas de Albarellos, que estaba en poder de Juntos por el Cambio, y Las Petacas, que estaban en manos de Unite. Como Vecinales se recuperaron las de Galisteo, Egusquiza, Josefina, Alvarez, Los Molinos, Matilde, Uranga, Irigoyen, Gaboto y Cavour.

De ser gobernadas por vecinalistas ahora quedaron en poder del PJ las comunas de Pueblo Marini, Ibarlucea, Díaz, Aldao y Fortín Olmos y Villa Mugueta. En cambio, el PJ perdió las comunas de Theobald, Helvecia, Pujato Norte, Hersilia, Monje y Tartagal.

A escasos seis meses de la creación de “Hacemos Santa Fe” y en dos años de gestión que estuvieron marcados por la pandemia, son varias las señales que permiten a los referentes del partido pensar en un peronismo fuerte y más amplio de cara a las elecciones de 2023.

ROSARIO

El peronismo de “Hacemos Santa Fe”, con la candidatura de Lisandro Cavatorta para concejal en Rosario, volvió a ser la segunda fuerza con 100 mil votos y a solo 5 mil de diferencia con el candidato del intendente Pablo Javkin. En las elecciones nacionales, Marcelo Lewandoski y Roberto Mirabella ganaron en el Departamento Rosario. 

El esquema diseñado por Omar Perotti fortaleció y permitió el triunfo en Rosario. Un diseño electoral para la principal ciudad de la provincia de Santa Fe que permitió la apoyatura a las candidaturas nacionales.

Un esquema político y territorial que se viene gestando desde hace tiempo y que también permitió que el periodista Lisandro Cavatorta triunfara cómodamente en su primera contienda electoral (PASO) y terminara segundo en las generales. Una elección donde el peronismo volvió a hacerse fuerte en los barrios populares, pero también dar pelea en el centro y los barrios más acomodados de la ciudad, territorio históricamente esquivo para el peronismo en su conjunto.