La diputada Mónica Peralta se reunió con autoridades de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la UNR

Argentina utiliza plaguicidas prohibidos en el mundo por la Organización Mundial de la Salud (OMS)

La diputada provincial Mónica Peralta concretó reuniones con autoridades de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

Persiguen la finalidad de difundir alternativas y repensar el modelo de producción. Los motivos son resultado del compromiso que la diputada mantiene con el medio ambiente desde sus inicios en la militancia política.

Mónica Peralta, integrante de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Cámara de Diputados de Santa Fe entabló diálogo con el Decano de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas, Andres Sciara; la investigadora y extensionista de la Facultad, Lorena Micucci; y el Director de coordinación y gestión de la Secretaría de

Coordinación Institucional, Facundo Duran.

Los resultados de investigaciones que revelaron “GLIFO” y “AMPA” (derivados de agrotóxicos) en las aguas del río Paraná -ocho miligramos por kilo por encima del valor permitido que es dos-1 desvela al grupo de docentes de la Universidad Nacional de Rosario y son parte de las preocupaciones inherentes a la Diputada.

Que en nuestro país se utilicen plaguicidas prohibidos en el mundo por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a pesar de haber un fallo que el Tribunal Extraordinario de la Haya promulgó, ocupa la agenda de la legisladora: “el uso indiscriminado de los 200 millones de litros de glifosato esparcido en nuestra región, hacen de este sitio un escenario de riesgo ecotoxicológico”, sentenció Mónica Peralta, quien viene trabajando en la confección de proyectos legislativos con profesionales especializados en el tema.

Ante las problemáticas que padecen las y los vecinos de Santa Fe, surge la necesidad de hacer visibles las dificultades que ocurren en la zona denominada como región pampeana.

Son tiempos de definiciones

En 1996 fue cuando la soja se convirtió tolerante al glifosato. Actualmente los productores de maíz y algodón usan esta variedad de cultivo transgénico, y el área con cultivos genéticamente modificados continúa creciendo en forma sostenida.

Si para algo han de valer los tiempos actuales, son para definirse como sujetos. En esa línea la Mónica Peralta traza un camino a recorrer: “concretar estas reuniones, representan avanzar en ideas colectivas. Tan sólo replanteando las lógicas convencionales, nos permitirá interrogarnos ¿Qué futuro queremos alcanzar? La mirada no está puesta en imponer, sino más bien en gestar comunidades que sean generadoras de cambios”, finalizó la diputada Provincial por Santa Fe.

Hasta el momento, no se contabilizan estudios, ni metodologías aplicadas para detectar plaguicidas en sangre. El costo de los equipos especializados en medición de reactivos se contabiliza por millones y la inversión de tiempo/dedicación resulta ser cuantiosa. Estas fueron las principales conclusiones formuladas durante el transcurso de la jornada y a las mismas, se ha arribado en conjunto con el trabajo colectivo de las autoridades de Universidad Nacional de Rosario.