Vacunas contra el coronavirus: el socialismo pide liberar patentes para promover la producción local

Francia y Alemania ya anunciaron que donará hasta 30 millones de vacunas contra el COVID-19 al mecanismo Covax

La Cámara de Diputados de la provincia de Santa Fe tomó la iniciativa de pedir que se liberen las patentes de las vacunas contra el COVID-19, y reclama al gobierno de Omar Perotti que se ponga al frente de la gestión. 

El proyecto busca “intervenir en esta situación de desigualdad en la que a los países ricos les sobran vacunas y en los países pobres se siguen perdiendo vidas por no acceder a tiempo a la vacunación. La vacuna debe ser declarada un bien público, exenta del derecho a la propiedad intelectual”, pidió la diputada socialista, Claudia Balagué, autora del proyecto.

“Si la comunidad científica internacional pudo romper fronteras y compartir años de conocimiento acumulado para socializar vacunas que salvan vidas, no vemos por qué no se pueden romper fronteras que atañen exclusivamente a intereses comerciales, para poder acceder a este bien esencial, así como a los kits de diagnóstico y a los medicamentos que van probándose como efectivos para el tratamiento del coronavirus”, agregó.

Balagué recordó que Santa Fe es pionera en la producción local de medicamentos, ya que las políticas del Frente Progresista han desarrollado una estructura científico-tecnológica que concibe a los medicamentos como bien social y favorece el acceso universal. Liberadas las patentes, se dispondría de conocimiento, tecnología y plataformas no solo para acceder a vacunas producidas en otros países sino para producirlas en la misma provincia, en el mismo Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF), que produce medicamentos para abastecer a todo el país.

Balagué señaló que resulta urgente tomar estas medidas, que ya fueron solicitadas por más de 100 países, incluida la Argentina, “porque las sucesivas mutaciones del virus van siendo cada vez más agresivas y resistentes a las vacunas que se han desarrollado”. Por eso, agregó, que también desde la Cámara de Diputadas tomaron la iniciativa de generar espacios de divulgación a la comunidad, porque circulan mensajes contradictorios, que terminan favoreciendo esta desigualdad. “Estamos convencidos de que esta información debe circular con claridad para que la comunidad conozca la situación, y pueda reclamar con contundencia su derecho a las vacunas, que en definitiva es su derecho a la vida”.

DOS POTENCIAS QUE REPARTEN

Alemania y Francia donarán, cada uno, y de aquí a finales de año hasta 30 millones de dosis de vacunas contra el COVID-19 al programa Covax, mecanismo de ayuda a países pobres que maneja la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Estamos dispuestos a donar 30 millones de dosis a los países más pobres, a los países en desarrollo, de aquí a finales de año, a condición, claro está, de que las vacunas que encargamos nos sean entregadas”, precisó la canciller alemana Angela Merkel en rueda de prensa durante la Cumbre Mundial de la Salud del G20 en Roma.