Piden más controles en los puertos privados del Gran Rosario para prevenir el narcotráfico

Existen treinta puertos privados desde donde se exporta buena parte de la producción agrícola de la pampa húmeda argentina

El senador del Nuevo Espacio Santafesino (NES), Armando Traferri, ingresó en la Cámara Alta provincial un proyecto que solicita al Gobierno de Santa Fe que gestione ante la Nación un sistema de controles permanentes de las distintas agencias federales en los puertos privados del Gran Rosario, con el objeto de reforzar el trabajo contra los delitos complejos.

En el escrito, el legislador justicialista remarcó que estas inspecciones “son acciones imprescindibles para la prevención y represión de los delitos complejos”.

En el Gran Rosario existen treinta puertos privados desde donde se exporta buena parte de la producción agrícola de la pampa húmeda argentina. Pero que, también, están sospechados de ser una vía de ingreso y de egreso de distintas sustancias ilegales.

En septiembre de 2016, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y el gobernador de la provincia de Santa Fe, Miguel Lifschitz, juntamente con la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas, firmaron un convenio de fiscalización, que forma parte del acuerdo de cooperación más amplio que está en marcha entre la Casa Rosada y la Casa Gris.

El acuerdo firmado con la Unión Europea que funciona tanto para puertos como aeropuertos, permite tener un control de cargas eficiente.

Un kilo de cocaína en el Puerto de San Pablo vale 2 mil dólares. Mientras un kilo de droga en Buenos Aires sale 8 mil dólares.

Un viejo informe de la Auditoría General de la Nación mencionaba la escasez de controles en la zona de puertos, donde por la hidrovía podrían llegar cargamentos de droga para luego salir rumbo a África y desde allí a España y Portugal para después ser distribuida en el resto de Europa.