Norma López: “Hay que sacarle los privilegios al poder judicial”

En el marco del #8M

El 8 de marzo de 1908, un suceso que tuvo su origen en la organización de mujeres trabajadoras, marcó la lucha sindical. A partir de entonces, las mujeres deciden parar de trabajar como una estrategia necesaria para visibilizar situaciones de injusticia y desigualdad.

Las mujeres argentinas trabajan mayoritariamente en los sectores de servicios, salud, cuidados y educación. Representan el 99% de empleadas en casas particulares, aunque sólo el 27,2% están registradas. Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (INDEC), las mujeres hacen el 76% de las tareas de cuidados, es decir, tareas no pagas. En pandemia esta desigualdad crece: por mayor desempleo y precarización laboral, por el teletrabajo y la permanencia en el hogar desde el 20 de marzo de 2020 el porcentaje de tareas domésticas aumentó de 16% a 21% según el Sindicato de Amas de Casa (SACRA).

“Quienes tenemos responsabilidades políticas y de gestión, debemos trabajar activamente por la igualdad y la distribución de la riqueza, con eje en los derechos laborales de las mujeres y personas de diversidad; por erradicar la brecha salarial con varones que en nuestro país asciende al 22,7%,”, aseguró Norma López, presidenta de bloque del Frente de Todos del Concejo Municipal de Rosario.

Este #8M las Mujeres paran y concentran por los 53 femicidios en lo que va del año 2021, la desidia judicial ante denuncias de violencia de género, acoso callejero, delitos sexuales, la brecha salarial, el techo de cristal hacia las mujeres para que no ocupen espacios de poder y la centralidad en las tareas de cuidado, por nombrar solo algunos.

La vicepresidenta del Partido Justicialista de Santa Fe, dijo que “Necesitamos que funcionarios/as del poder judicial dejen de ampararse en sus privilegios y sean responsables a la hora de ordenar medidas de prevención que la ley establece. Debemos realizar una profunda reforma de la Justicia que incorpore perspectiva de género y sanciones para quienes no garanticen nuestro derecho humano a vivir una vida libre de violencia”.

El poder judicial en ocasiones, naturaliza el hostigamiento que sufren muchas de sus funcionarias, abogadas y profesionales de la salud por defender a mujeres, niñes y adolescentes en situación de violencia. Y otras veces, sus sentencias reproducen prácticas violentas, como algunos fallos recientes en Rosario que otorgan la posibilidad de “probation” a agresores.

La investigación sobre femicidios y feminicidios basada en datos periodísticos que desde hace 10 años realiza el Equipo de Género de la edila López y La Corriente Mujeres, relevó en lo que va del 2021 en Argentina, a 53 mujeres fueron asesinadas por violencias machistas y 3 de ellas en la provincia de Santa Fe: dos en Rosario en contexto de criminalidad y un transfemicidio en Granadero Baigorria.