Bruera: “El caso Orellano nos obliga a acelerar la reforma policial en Santa Fe”

La muerte del chico tras concurrir a bailar a la costa central de Rosario tiene como coautores a miembros de la fuerza de seguridad

La diputada provincial y abogada penalista, Matilde Bruera, pidió que el caso Carlos Orellano sea un nuevo disparador para acelerar el debate de las leyes de seguridad en la provincia de Santa Fe.

En diálogo con Marcos Vizcarra en “Yo Te Avise” (FM 106.3, Radio Rivadavia Rosario), Bruera remarcó la imperiosa necesidad de avanzar con los tres proyectos de ley que el gobernador Omar Perotti envío a la Legislatura para cambiar la seguridad en la provincia.  

Carlos Orellano apareció sin vida en el río Paraná el 26 de febrero pasado después de estar dos días desaparecido. La noche del domingo 23 de febrero de 2020, en la previa del feriado de Carnaval, Carlos fue con sus amigos al boliche Ming River House, en la zona de la Fluvial. Según surgió de la investigación Carlos fue expulsado del local porque había tenido un altercado con una patovica cuando ingresó a un sector VIP. Dos días después su cadáver apareció en las aguas del Paraná, y muy cerca del boliche al que había concurrido

El informe complementario establece que hubo golpes previo a la muerte con hematomas y lesiones en el cuello y posible muerte por asfixia. 

El avance en la causa solo dejó imputaciones a cuatro policías por distintos delitos. A Karina G. y Gabriel N., que hicieron adicionales la noche del hecho, las imputaciones fueron en diciembre pasado caratuladas como coautores de incumplimiento de deberes de funcionario público y falsedad ideológica de instrumento público agravado. 

Además, se imputó a Pablo B. y Brenda L., ex jefe de la Comisaría 2ª y sumariante respectivamente, por incumplimiento de deberes de funcionario público al considerar que en los días de búsqueda de Carlos omitieron el pedido de la fiscal de turno de secuestrar las cámaras de seguridad del boliche y de la zona. En tanto, solo Gabriel N. quedó con prisión preventiva.

“Por ahora lo único que hay son imputaciones por manejos de encubrimientos de la policía, corresponde imputar bajo figura de homicidio. No hay dudas que no fue accidental la muerte si no causada”, dijo Bruera.

Un dato relevante apareció en las últimas horas en el cadáver de Carlos Orellano, que aportó el Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, mediante análisis complementario de la autopsia.

Bruera resaltó la necesidad de modificar las leyes de seguridad y el órgano de control de la policía, dado que con el sistema actual (Asuntos Internos) es la policía la que se controla así mismo.