El riesgo de combatir la inseguridad con más tiros

“Yo soy partidario de cagarlos a tiros a todos”, dijo el ministro de Seguridad Saín con un mensaje cuanto menos peligroso para la policía

Yo soy partidario de cagarlos a tiros a todos, porque veo que al frente no hay un Estado que corresponda. No estoy alentado el gatillo fácil, lo que digo es que ha habido un Estado endeble enfrente”, la frase del ministro de Seguridad Marcelo Sain es un mensaje cuanto menos peligroso para la policía, aunque el mismo aclare que no pide gatillo fácil.

La idea de terminar con las balaceras que sufre Rosario con más tiros demuestra la falta de prevención e inteligencia que tiene el área de seguridad.

Si Sain sabe que las balaceras están concentradas en un 13 por ciento del territorio en Rosario debería tener individualizados a “los pistoleros” y no combatirlos con la misma política: los tiros.

En Santa Fe hay sobradas gestiones con una policía violenta, reaccionaria y de gatillo fácil. El contrasentido más grande es que mientras el ministro presenta proyectos de Ley para modificar las fuerzas de seguridad y los organismos para controlar a la propia policía, habla de terminar con los “pistoleros” de Rosario con más tiros. Un comentario de mesa de café e inexpertos, y no de un hombre reconocido en Santa Fe y el país por su conocimiento y experiencia en la materia.

El gobernador Perotti, fiel a su estilo, fue mucho más medido que su ministro de Seguridad y dijo que la expresión del ministro no era “la más concreta o ajustada”.

“Lo que no es correcto es que no se recupere el rol para el que fueron originadas las fuerzas policiales. Tienen que tener un respeto de presencia, de disuasión y si es necesaria la instancia de acción, tiene que tenerla. Es parte del rol que la policía debe cumplir”, afirmó Perotti.