Alternativas de inversión en pesos

Por Alex Andrés Padovan, Magister en Finanzas. Docente de la Licenciatura en Economía de la Universidad Abierta Interamericana

El presente artículo aspira a presentar un breve repaso de las vicisitudes económicas macro y micro que enmarcan el contexto actual de nuestro país y en base a ellas, acercar algunas herramientas disponibles en el mercado de capitales, útiles para colocar los excedentes de pesos que, tanto personas humanas como jurídicas, puedan requerir canalizar.

Previo a realizar un repaso de la coyuntura actual en nuestro país, no puede dejar de soslayarse que el presente año está signado por los efectos de la pandemia que, claramente ha afectado el andamiaje económico a nivel global y en donde ha puesto a los estados soberanos en el rol de protectores de la economía, buscando morigerar los nocivos efectos que la retracción económica está generando. Dentro de este marco encontramos a las economías de Estados Unidos y la Zona Euro mostrando niveles de caída del PBI en records históricos que se asemejan a episodios de guerras en el pasado. Este impacto está siendo parcialmente aplacado a través de los distintos bancos centrales de dichas economías con una fuertísima emisión monetaria y una política de tasas de interés tendientes a cero sin plazo concreto de vigencia, en pos de dotar a los agentes económicos de liquidez “barata” para paliar las consecuencias del freno en las distintas actividades económicas.

En este contexto, la economía argentina es imposible que sea ajena más aun cuando, previo al comienzo de la pandemia, ya se observaban significativos desafíos en la macro: (a) mejora del déficit fiscal y de balanza de pagos, (b) reducción de la presión tributaria, (c) aplacamiento de la inercia inflacionaria, (d) disminución de la presión sobre el mercado cambiario y (e) exitosa negociación de la deuda soberana.

De todos estos desafíos presentes la inicio del presente 2020, podemos decir que solamente la negoción con los acreedores privados ha sido exitosamente desarrollada. Claramente el resto siguen vigentes y más aún, se han visto exacerbados por el contexto descripto. Esto ha llevado a la economía a una situación coyuntural en donde el déficit fiscal en términos del PBI deberá ser corregido a la brevedad y por sobre todas las cosas, se deberán tomar medidas concretas y efectivas para disminuir la presión existente sobre el mercado cambiario, en donde las distintas regulaciones del BCRA y la decisión del Gobierno de no acelerar la tasa de devaluación del dólar oficial han generado una brecha entre este dólar y otras versiones alternativas como ser el Dólar MEP (Mercado Electrónico de Pagos) y el Dólar Contado con Liquidación de arriba del 100%, provocando una pérdida de reservas muy costosa.

¿Cómo canalizar el ahorro?

En este marco podemos introducir al lector las siguientes alternativas de inversión en pesos dentro del mercado de capitales:

Bonos ajustables por CER

Para aquellos agentes económicos que proyecten un nivel de inflación significativo para los próximos años, incluso una vez concluida la apertura de la economía post-pandemia, una opción interesante representan los bonos ajustables por CER. Recordemos que el CER es un coeficiente de estabilización de referencia introducido por el Decreto N° 214/2002, siendo publicado mensualmente por el BCRA y refleja la variación la evolución mensual del índice de precios al consumidor publicado por el INDEC.

Dentro de esta opción encontramos bonos con vencimiento en 2026 (Bonte 2026 – Ticker TX26) que paga una tasa del CER + 2% en pesos y al 2028 (Bonte 2028 – Ticker TX28) que paga una tasa del CER + 2,25% en pesos.

Estos títulos se presentan atractivos en la medida que los niveles de inflación continúen elevados o incluso superiores a los actuales.

Bonos en dólares ley argentina o ley extranjera

Para quienes vislumbren una mejora paulatina en los indicadores económicos una vez sorteadas las dificultadas presentadas por la pandemia aparecen en el horizonte los bonos en dólares emitidos por el estado nacional producto de la reestructuración de la deuda soberana finalizada en septiembre pasado. Dichos bonos se encuentran actualmente cotizando a tasas internas de retorno muy atractivas, del orden del 15% anual en USD. Pueden ser una buena opción para inversores que tengan optimismo con la recuperación que pueda mostrar la economía argentina y cabe decir, que estén dispuestos a asumir un nivel de riesgo acorde al rendimiento prometido.

Dentro de esta opción encontramos bonos con vencimiento en 2029 (Bonos step Up bajo Ley Argentina y Ley USA – Ticker AL29 y GD29 respectivamente), bonos con vencimiento en 2030 (Bonos step Up bajo Ley Argentina y Ley USA – Ticker AL30 y GD30 respectivamente) entre los de vencimiento más cercano.

Adicionalmente, para aquellos agentes económicos que quieran dolarizar sus ahorros, estos títulos, al poder ser negociados tanto en pesos como en USD, permiten acceder al Dólar MEP comentado anteriormente, como una alternativa para dolarizarse sin acceder al mercado único y libre de cambios.

Acciones Argentinas

Aquellas personas con posibilidades de invertir a mediano y largo plazo se presenta como una alternativa potable la inversión en papeles de empresas argentinas de primera línea como ser: Banco Galicia, Telecom, Pampa Energía, Banco Macro y Loma Negra. Si bien el factor de riesgo de esta alternativa suele ser mayor al tolerable para alguien sin suficiente experiencias en estas inversiones, es importante entender que la cotización de la mayoría de las acciones argentinas se encuentran cercanas a sus pisos históricos en USD por lo que una mejora en la situación económica descripta anteriormente podría reportar rendimientos muy interesantes para quien sepa ser paciente (condición indispensable para invertir en el mercado de capitales).

Cedears

Los agentes económicos que pretendan cubrirse de la devaluación del peso argentino y adicionalmente colocar sus ahorros en empresas de primera línea internacional, la opción que aparece son los Cedears, los cuales son certificados de depósito representativos de una clase de acciones u otros valores, sin autorización de oferta pública en Argentina. Esto implica que a través de estos instrumentos puede invertirse en empresas como Amazon, Facebook, Apple, Alibaba, Mercado Libre y muchas otras de alcance internacional y, adicionalmente, dado que estos certificados se adquieren con pesos, permiten obtener cobertura ante movimientos en el tipo de cambio, dado que su valor depende de dos factores: la cotización del papel en el mercado de origen (supongamos en el mercado norteamericano) y la cotización del tipo de cambio peso/dólar. Resulta entonces una alternativa por demás de interesante y que viene manejando volúmenes muy importantes en cada jornada bursátil.

Estas son algunas de las herramientas disponibles en el mercado argentino para colocar cualquier excedente en pesos del que se pueda disponer. Queda ahora solamente el paso (no menor) de comenzar a desandar el apasionante camino de la inversión en el mercado de capitales. Los invito fervientemente a dar el paso inicial.