Aval de síndicos para renovar el contrato de fasón de Vicentín con Grupo Olio

(Por Juan Chiummiento) Falta el OK del juez. El acuerdo es clave para que la concursada mantenga plantas operativas y asegure pago de sueldos

Los síndicos de la convocatoria de Vicentín avalaron el pedido de autorización que hizo la agroexportadora para renovar contratos de fasón con Grupo Olio. Lo hicieron a través de un escrito presentado al juez Fabián Lorenzini, quien había solicitado su opinión para determinar si tal operatoria resulta o no conveniente para la marcha del concurso.

Carlos Amut, Ernesto García y Diego Telesco indicaron que los nuevos acuerdos “configuran un beneficio objetivo para los fines a que debe servir el concurso, en tanto y en cuanto a través de ellos se garantiza la continuidad del giro empresarial”.

Asimismo, en su escrito, el órgano concursal le pide al magistrado que se disponga el pase a fallo “sin más trámite”. El apuro para que Lorenzini brinde su ok a los contratos se desprende de una de sus cláusulas, en donde se establece como fecha de caducidad de los acuerdos el próximo domingo 1° de noviembre.

Por lo demás, la sindicatura expresó su total acuerdo a la iniciativa, que vale recordar fue presentada por el apoderado de Vicentín a finales de septiembre. Allí pidió autorización para armar tres contratos que le permitirían mantener operativa sus plantas en San Lorenzo y Ricardone durante 2021 y 2022. Como resultado, la concursada obtendrá entre u$s 80 M y u$s100 M por año.

Para la agroexportadora la continuidad de sus vínculos con el grupo Olio resulta fundamental, ya que fue en base a ello que pudo mantenerse a flote hasta hoy, pagando sueldos en término y manteniendo operativas sus plantas.

En caso que Lorenzini apruebe el pedido, implicaría afectar en un 70% la capacidad operativa de la planta de San Lorenzo y un 50% la de Ricardone durante los próximos dos años. El acuerdo igualmente fija que Vicentín podrá interrumpir el contrato -de manera unilateral- al cabo de 12 meses.

“(Los contratos) tienen para mejor acompañar la evolución de una empresa de las dimensiones de Vicentín, que atraviesa por coyuntura crítica en su evolución, habiendo generado como una suerte de “plus” el altísimo grado de “mediatización” de la causa al impulso de sendos intentos de los poderes ejecutivos tanto nacional como provincial y una suerte de constante injerencia de postulaciones políticas en torno a la azarosa marcha de este proceso”, manifiestan los síndicos.

“El esquema contractual traído a consideración -continúan en su escrito- constituye a todas luces un medio idóneo y un recurso que garantizará tanto la preservación de los activos industriales y de servicios implicados (…) como así también a aportar los recursos que permitan sortear los costos de mantenimiento y funcionamiento de la capacidad productiva plena”.

Por último, desde el órgano concursal resaltan que de quedar autorizados los contratos, los administradores de la firma podrán enfocarse a la “obtención de voluntades del plexo de acreedores para conformar la voluntad necesaria que permita llegar a la instancia homologatoria bajo la calificación de “concurso exitoso”.

Imagen: gentileza pexels