Si Rosario vuelve a Fase 1, ¿quién paga el costo político Perotti o Javkin?

La posibilidad de que Rosario cambie de fase generó el primer contrapunto entre El intendente de Rosario y el gobernador de Santa Fe

El récord de casos de COVID-19 en Santa Fe y con epicentro en el sur de la provincia generó el primer contrapunto entre el intendente de Rosario, Pablo Javkin, y el gobernador Omar Perotti. La posibilidad de un cambio de fase de cuarentena expuso a ambos jefes políticos en sus diferencias ante la emergencia.

Mientras Javkin afirmó que cerrar bares y restaurantes empujaría a los rosarinos a realizar encuentros sociales y afectivos en domicilios particulares, instancia que está prohibida hasta el 30 de agosto próximo, el gobernador Perotti confirmó que la gastronomía está entre las actividades a restringir en caso de un retroceso en la cuarentena.

Gastronomía, salidas recreativas y actividades al aire libre estarían limitadas si Rosario retrocede ante un decreto del gobernador. Sin embargo, la discusión está centrada en quién pagaría el costo político de semejante decisión.

Como en la inseguridad, todo se limita a saber a quién atriburían los rosarinos la responsabilidad de recortar libertades. Como en inseguridad, los sondeos muestran que la percepción ciudadana está puesta en el dirigente de mayor cercanía.

En el caso de la inseguridad, la mayor demanda que tiene la ciudad (por fuera de la pandemia), el común denominador de los encuestados atribuye mayores responsabilidades al gobierno local. Aún cuando no tiene injerencia ni policía para combatir el delito, la miradas críticas se dirigen al municipio por sobre los gobiernos provinciales o nacionales.

Fuente: Marcos Vizcarra para VIVO247