El Senado aprobó la creación de un comisión para investigar a Vicentin

Les permitirá a sus legisladores acceder a información de la causa y sumar argumentos para volver a pedir la expropiación. Cambiemos no apoyó pero la integrará si se conforma

La mayoría oficialista del Senado que controla Cristina Kirchner aprobó la ley para crear una bicameral investigadora de la quiebra de la cerealera Vicentin, que les permitirá a sus legisladores acceder a información de la causa y sumar argumentos para volver a pedir la expropiación.

Cambiemos no apoyó y denunció una violación del reglamento, que obliga a sumar dos tercios la creación de comisiones especiales. Aunque aclaró que la integrará si finalmente se conforma.

Por tratarse de un proyecto de ley, el Frente de Todos la aprobó con mayoría simple y si logra repetir el proceso en Diputados podrá seguir de cerca el concurso de la empresa que el Gobierno intervino hasta y fue desplazado por la justicia.

También anunció un proyecto de ley para expropiarla que nunca llegó, entre otras cosas porque no había consenso con los bloques aliados de la Cámara baja. El primero en rechazarlo fue Roberto Lavagna, a través de un comunicado de sus diputados, que igual aclararon que no defenderían a la empresa. Tendrán la chance de demostrarlo aprobando la bicameral.

Si bien la ley le da a como objeto “conocer, investigar y esclarecer posibles maniobras fraudulentas” sobre el crédito del Banco Nación a Vicentin, que registra una deuda con la entidad de 18500 millones de pesos, se le asigna facultades a la comisión que le permitirían acceder al concurso de acreedores.

Podrá requerir información a la justicia, citar testigos, exhibir pruebas contables, inspeccionar lugares y hasta requerir el uso de la fuerza pública si fuera necesario.

Así buscarán saber si el Banco Nación cumplió los procedimientos para financiar a Vicentin, y si fue supervisado por el Banco Central y la Unidad de Información Financiera (UIF), encargada de detectar los posibles casos de lavados de activos.

Y evaluar “posibles” defraudaciones a los acreedores y al Estado, de los directores y de “otro tercero que no teniendo cargo haya participado de maniobras investigadas”.

La santafesina María de los Ángeles Sacnun, del Frente de Todos, advirtió sobre una “eventual triangulación y evasión” con Paraguay, donde niegan irregularidades de Vicentín.

“Los informes del Banco Nación del director Claudio Lozano indican que le fueron otorgados 18500 millones de pesos en contra la normativa interna”.

“Es una de las empresas a las que en 1982 el Estado le estatizó sus deudas, por 2 millones de dólares. Por eso yo no quiero ser Vicentin”, se diferenció Sacnun.

Anticipó que pedirán los balances de la empresa y los pasivos en moneda extranjera con las entidades del exterior para comprobar si hubo una “posible maniobra de lavado de activos”.

También pondrán el ojo en la venta de acciones a Gleencore en noviembre último, investigada por el departamento de justicia de Estados Unidos y Gran Bretaña.

Esteban Bullrich, del PRO, leyó un discurso de Cristina Kirchner en 2001 en el que justificaba que las bicamerales sean creadas por dos tercios para que no se multipliquen.

La vicepresidenta no lo escuchó: se había ido poco después de cantar el himno y dejó la sesión en manos del misionero Maurice Closs y la macrista de Córdoba Laura Rodríguez Machado, los únicos que estaban en el recinto. Volvió para presidir las últimas dos horas.

No pudo escoltarla esta vez la presidenta provisional Claudia Ledesma: se quedó en Santiago del Estero para asistir a su marido, el gobernador Gerardo Zamora, quien sufrió en un accidente en su moto.

El radical Martín Lousteau, que también es vicepresidente del Senado, sigue sin aparecer tras haber compartido una reunión con María Eugenia Vidal, positivo de Covid 19. Al economista le dio negativo el test pero sostiene su cuarentena.

“Estamos anunciando esta ley al día siguiente de que cierren 100 mil comercios, con 100 mil muertos y 47 mil infectados de Covid. No es serio que esta Cámara se use sólo para la venganza y la revancha de dos personas”, se quejó Bullrich.

Rodríguez Machado anticipó que si la ley es sancionada en Diputados la integrarán “para ver que papeles van a buscar al Banco Nación. A ver si se llevan los de su gestión”, advirtió.

“Allanamientos sólo puede hacer la justicia no los legisladores. Seguramente quieren hacer un tribunal con los militantes militantes kirhneristas”, denunció Machado, que mantiene duelos semanales con Parrilli, autor del proyecto. Le enumeró las causas judiciales que tiene y el neuquino le recordó un poco después que en casi todas fue sobreseído. “Que sus asesores le den mejor información”.

La cordobesa recordó que Vicentin aportó a la campaña de 2007 de Cristina Kirchner, antes de financiar a Macri el año pasado. “Ustedes son amigos de sus aportantes; nosotros no”, se jactó. “En 2007 Cristina fue en fórmula con Cobos, que es su compañero”, chicaneó Parrilli.

El senador prometió además que estaba dispuesto a investigar los créditos del Banco Nación previos a 2015 si ese era un obstáculo para sumar a Cambiemos. La jujeña Silvia Giacoppo, de la UCR, aseguró que durante los gobiernos de Cristina el crédito a Vicentin subió 240%.

El dato formó parte de un informe de Cambiemos sobre la quiebra de la cerealera, que la adjudicaba entre otras cosas a la devaluación posterior a las primarias. “Claro, la culpa es de la gente que nos votó”, se burló Parrilli.