Podrá el COVID-19 terminar con la división política en Argentina?

El presidente siempre buscó apoyo político en cada una de las decisiones para enfrentar la pandemia. La oposición lo acompaña y las encuestas también

“El mío será un gobierno con un presidente y 23 gobernadores”; “Soy el porteño más federal de los porteños”; “Conmigo se terminaron los nosotros y los ellos”. Estas fueron algunas de las frases que el presidente Alberto Fernández repitió una y otra vez en campaña y sostiene con cada una de las decisiones políticas que está tomando para enfrentar la pandemia del COVID-19.

Fernández recibió el apoyo de cada uno de los gobernadores para decretar el aislamiento social obligatorio y antes reunió el apoyo político de legisladores de la oposición. El día que anunció en cadena nacional la cuarentena obligatoria lo acompañaron el Jefe de gobierno de la ciudad autónoma de Buenos Aires, Rodríguez Larreta (Cambiemos), el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales (dirigente radical y ferviente opositor al kirchnerismo) y el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti (un peronista tradicional-conservador muchas veces distanciado de Cristina Fernández), toda una muestra de apertura política por parte del presidente.

Desde Juntos por el Cambio hasta el interbloque Argentina Federal, los jefes de las bancadas de diputados y senadores apoyaron la estrategia del gobierno y mostraron su acompañamiento en la adopción de medidas de excepción.

“Presidente Alberto Fernández, usted es el comandante en la batalla, somos uno solo en esta pandemia”, sostuvo el jefe de la bancada de Juntos por el Cambio en la Cámara de Diputados, Mario Negri (UCR).

En este marco, mientras la crisis económica que traerá la pandemia en Argentina aún no se manifiesta en su totalidad, Alberto Fernández ve crecer sus índices de popularidad y las encuestas permiten saltar la grieta entre los argentinos.

Un sondeo realizado por la consultora Opinaia afirma que el 72 por ciento de los encuestados tiene una mirada positiva cobre la gestión del presidente.

A la par, otro estudio de D’Alessio-Berensztein confirma que el 68% de los consultados está convencido de que la crisis ocasionada por el COVID-19 le permitirá al presidente llevar adelante una unidad nacional desde la política.