Schmuck: “Nuestro objetivo es construir la ciudad del respeto y la tolerancia en tiempos muy violentos”

Pasado el discurso de apertura de sesiones del intendente Javkin, la presidenta del Concejo dijo que los problemas de Rosario requieren decisión política

Rosario cerró una semana (la anterior) con un hecho histórico para la ciudad. Por primera vez un ministro de seguridad concurre al Concejo Municipal para hablar del principal problema que arrastra la ciudad: la seguridad.

Todos los representantes de las fuerzas políticas con representación parlamentaria estuvieron presentes y siguieron con atención las palabras del ministro de Seguridad de la provincia de Santa Fe, Marcelo Saín. La presencia del ministro no fue un simple acto protocolar, Sain estuvo más de seis horas compartiendo diagnósticos y miradas sobre qué necesita Rosario para cambiar esta realidad.

Se dice-en off- que hasta el más opositor a las políticas de Omar Perotti salió sorprendido por la capacidad y el nivel de análisis que mostró Sain en el encuentro con los concejales.

La visita de Sain se dio en la misma semana en que el intendente de Rosario, Pablo Javkin, inauguró el periodo de sesiones ordinarias. Lo hizo con un mensaje que, por primera vez en años, se constituyó en un discurso político. Lejos de las lecturas de manual de escuela de años anteriores

“Rosario volvió a tener un intendente con fuerte discurso político inaugurando el período de sesiones ordinarias en el Concejo. El discurso tiene toda la impronta que le conocemos a Pablo Javkin. No hay dinero para grandes obras, pero con lo que hay tenemos el desafió de ordenar a la ciudad. El discurso marcó sus prioridades en materia de control y movilidad. Son temas que la ciudad venía reclamando y nadie se animaba a hacer. Que no requieren de un discurso, sino de decisión política”, dijo la presidenta del Concejo Municipal de Rosario María Eugenia Schmuck en Radio 10.

La presidenta sostuvo que “queremos construir la ciudad del respeto, la convivencia y la tolerancia en tiempos muy violentos. Para eso hace falta control y sanción. Ser respetuosos de la ley. Hacer cumplir la norma y ser inflexibles, más aún con las sanciones graves”.

Schmuck construyó su presidencia en el Concejo logrando los votos de sectores bien opuestos, con una paleta de colores que arranca por “La Cámpora” y termina en “Cambiemos”. Una construcción política que requiere de un armado cotidiano y un acuerdo permanente, aún en el disenso     

“No es utópico pensar en que la política pueda estar unida para cambiar la realidad de Rosario. Sain estuvo en el Concejo por más de seis horas, con todos los espacios políticos que hay en Rosario y Santa Fe con representación parlamentaria. Nunca un ministro estuvo en nuestro cuerpo Legislativo, yo creo que nuestra generación está construyendo política desde otro lado. La gente, cuando hay problemas graves y los contextos son complicados, no nos perdona que no nos pongamos de acuerdo”, opinó Schmuck cerrando una semana donde la “política” volvió a marcar agenda y ser protagonista.