En 2019 los argentinos retiraron de los bancos el 33% de los depósitos en dólares

Los depósitos en pesos también se redujeron 10,8% en términos reales

Los depósitos en dólares en el sistema bancario argentino cayeron 32,7% en el 2019, según el Informe de Bancos de diciembre publicado este miércoles por el Banco Central. Y los depósitos en pesos también se redujeron 10,8% en términos reales.

La fuerte salida del sistema financiero se registró en los meses previos a los comicios del 27 de octubre. Y la suba de diciembre no llegó a compensarla.

“En diciembre el saldo de depósitos en pesos del sector privado aumentó 5,6% en términos reales (+9,5% nominal), variación impulsada por las cuentas a la vista en el marco de factores estacionales. Los depósitos del sector privado en moneda extranjera crecieron 5,4% en el mes -en moneda de origen-, luego de cuatro meses consecutivos de reducciones”, detalló el Banco Central.

Los depósitos totales del sector público también descendieron en términos reales respecto a diciembre de 2018. En este contexto, el saldo de depósitos totales se redujo 23% en términos reales en 2019.

Por lo tanto “la importancia relativa de los depósitos del sector privado en el fondeo total -pasivo y patrimonio neto- del conjunto de bancos se ubicó en 59,3% sobre fines de 2019, aumentando 2,1 p.p. con respecto a diciembre de 2018”, agregó el Informe.

Con menos recursos prestables disponibles y las Leliq como destino preferido de los depósitos, a lo largo del año pasado se observó una importante caída de los préstamos al sector privado: “En comparación con diciembre de 2018, el saldo de préstamos en pesos al sector privado cayó 18,3% en términos reales, explicado principalmente por las líneas con garantía real y los créditos personales. El financiamiento en moneda extranjera disminuyó 32,6% en todo 2019 (en moneda de origen)”, detalló el Informe.

Si se mira solo diciembre, se observa que el crédito a las empresas en moneda nacional y extranjera se redujo 24,3% real respecto de igual mes de 2018. “Los préstamos a la industria y al comercio presentaron las mayores reducciones interanuales relativas en el período”, señaló el Banco Central. En tanto que el saldo de financiamiento a las familias cayó 17,4% en términos reales, con una mayor caída relativa en las líneas prendarias y personales.