Region

¿Cómo afecta la bajante del río Paraná a la actividad portuaria del Gran Rosario?

La Entidad Binacional Yacyretá (EBY) advirtió que el nivel del caudal en la zona ya es el peor desde el año 1978, con 10.900 metros cúbicos de agua que pasa por segundo por la represa hidroeléctrica.

A través de un comunicado, el organismo explicó que “los caudales circulantes en el curso del Paraná, desde su confluencia con el Paranapanema, están muy por debajo de lo normal”, lo que podría dificultar la navegación.

En contacto con Política Plus, el director del Ente Administrador Puerto Rosario (Enapro) Ángel Elías, afirmó que la bajante genera pérdidas por costos de logística. “Los barcos salen con menos carga por riesgo a tener problemas en el canal de navegación, por la menor cantidad de agua”, agregó.

Elías dijo que no hay demasiado riesgo, pero lo ideal sería que la tendencia se revierta rápida.

Por el fenómeno, más grave que otros años en esta época, los barcos graneleros están zarpando con 60 centímetros menos de carga, lo que representa entre 4.000 a 5.000 toneladas menos de materias primas según el tipo de barco.

Esta bajante afecta a este complejo desde el punto de vista logístico con un impacto económico de consideración.

En el Gran Rosario se localiza el 78% de la capacidad teórica de procesamiento nacional de semillas y oleaginosas. En 70 km de costa que van desde Arroyo Seco a Timbúes, con epicentro en la ciudad de Rosario, se localizan 29 terminales portuarias, de las cuales 19 despachan granos, aceites y subproductos, contando 12 de ellas con fábricas procesadoras propias. Además, existen otras 8 fábricas aceiteras en la zona, totalizando 20 industrias que demandan poroto para fabricar aceite y harina, entre otra multiplicidad de derivados oleaginosos.

¿Hasta cuándo?

La bajante del río Paraná complica la actividad náutica en guarderías y la toma de agua para potabilizar. Se creía que para mediados del mes pasado el nivel podría estabilizarse, pero finalmente no sucedió.

Se espera que un mayor nivel de precipitaciones en Brasil haga cambiar la tendencia hacia fin de año.