Rosario+

Clínicas y sanatorios privados reclaman ante las prepagas

La Asociación de Clínicas, sanatorios y hospitales privados de Rosario reclamaron a las prepagas una actualización del 28 por ciento.

En conferencia de prensa, este lunes afirmaron que para los prestadores es un momento muy complicado. Además les solicitaron a las autoridades provinciales la baja de la alícuota de ingresos brutos, que hoy es del 2,5% en Santa Fe.

Rodrigo Sánchez Almeyra, vicepresidente de la Asociación de clínicas, expresó que a nivel nacional el sector ha tenido un descenso de cargas patronales, reconociendo la crisis del sector. “Queremos hacer extensivo esas facilidades impositivas a la provincia, en la alícuota de ingresos brutos donde Santa Fe le aplica al sector Salud una alícuota mucho más alta que en provincias aledañas”, agregó.

Roberto Villavicencio, presidente de la Asociación de clínicas aseguró que quieren llevar tranquilidad a los pacientes, ya que en Rosario las prestaciones se siguen dando regularmente. “El problema es que tenemos con las obras sociales de personal superior y las prepagas una gran dificultad en la negociación de nuestras actualizaciones, sucintamente ellos han recibido autorización de la Superintendencia de Servicios de Salud de aumentar la cuota de sus asociados de hasta un 53,61% interanual, y han trasladado hasta el día de hoy, un  24% al sector de internación y 13% al sector ambulatorio. Esta situación es realmente de crisis. Solamente y por excepción algún financiador ha cumplido con nosotros. En este momento nos encontramos muy complicados en las negociaciones que tenemos con las entidades de medicina prepaga. Para equilibrar costos de recursos humanos, de mano de obra intensiva, sueldos impostergables, nuestras inversiones y los costos de los insumos, necesitaríamos una de recomposición, una actualización del 28%”, explicó Villavicencio.

“El dólar y los insumos en lo que va del año subieron un 67,90%, la inflación un 52,80%, los sueldos un 35,58%, entonces con un 24% que nos trasladaron las prepagas, es imposible seguir con la misma calidad de la prestación”, sentenció Villavicencio.