Economía

La banquera más importante del mundo cuestionó ante Fernández las últimas medidas de Macri

Ana Botín, la poderosa presidenta del Banco Santander, no se anduvo con vueltas en su encuentro con Alberto Fernández este martes en Madrid: la empresaria se dirigió al candidato del peronismo como si ya fuera el nuevo presidente de Argentina y le expresó su preocupación por las medidas de control cambiario que reinstaló Mauricio Macri con el guiño del postulante del Frente de Todos. Así confirmaron fuentes al tanto de la conversación.

El encuentro, que duró media hora y se realizó en la Universidad Camilo José Cela de Madrid, se concretó por petición de Botín. La española mantiene una relación personal con Alberto Fernández desde hace más de dos décadas, época en la que el candidato del Frente de Todos se desempeñaba como superintendente de Seguros de la Nación durante el Gobierno de Carlos Menem.

“No ha sido casual el encuentro”, señalaron las mismas fuentes a en Madrid. La reunión fue una importante muestra de respaldo hacia el candidato del peronismo, que es visto con recelo por buena parte del empresariado español tras años de desencuentros en épocas del kirchnerismo. Botín ratificó que el Santander mantendrá sus inversiones en Argentina, donde la entidad es el banco privado más importante, con 9.000 empleados y cerca de cuatro millones de clientes. “Le transmitió tranquilidad”, destacan estas fuentes. En la reunión, la directiva se habría comprometido con el peronista a mantener su “apuesta fuerte” por el mercado argentino y en mantener su estrategia en el país.

Tras esta muestra de “confianza”, también exigió “reciprocidad” en esa confianza. Botín pidió a Alberto Fernández “medidas que ayuden a estabilizar el sistema económico” una vez que asuma la presidencia el 10 de diciembre y que resguarden los intereses del banco español. Una “petición al nuevo Gobierno” que da por hecho que Fernández tomará las riendas del país tras las presidenciales del 23 de octubre. En este punto, Botín también “mostró su preocupación por el control de capitales” impuesto por Mauricio Macri.

En el banco multinacional se ha instalado cierto temor a que le control de capitales pueda llegar a limitar la transferencia de beneficios de las filiales a la empresa matriz, algo que ya ocurrió durante la etapa del ‘corralito’, con la crisis económica durante el kirchnerismo. En este sentido, la empresaria dirigió un mensaje claro: “Que no actúe contra las multinacionales y que piense en las empresas que apuestan por el país”.

En medio de una vertiginosa caída en las reservas, Macri restringió mediante un decreto la compra de divisas hasta 10.000 dólares al mes por persona, entre otras limitaciones de control de capitales. Alberto Fernández venía mostrando su preocupación por la fuga de capitales y exigía desde hace semanas ponerle un freno a la sangría de reservas.

Tras el encuentro con Botín, Fernández se reunió este jueves con directivos de algunos de los grupos de comunicación más importantes dele país. Así, acudió a una reunión con miembros del Grupo Prisa en una visita al diario El País. También visitó la agencia estatal EFE y mantuvo encuentros de bajo perfil con otros empresarios españoles. El jueves será el turno de visitar al presidente en funciones de España, Pedro Sánchez, en una visita informal a la Moncloa y de encontrarse con el ex mandatario José Luis Rodríguez Zapatero antes de viajar a Portugal. Por la tarde, dará una conferencia en el Congreso de los Diputados, donde podrá encontrarse con dirigentes de la política española.