Un sector de la UCR presiona para apoyar a Lavagna

Algunos sectores, que ya habían considerado la candidatura a presidente de Martín Lousteau, ahora mantienen conversaciones con Roberto Lavagna. Piensan que tiene un perfil más acorde al radicalismo

Los radicales están descontentos con Mauricio Macri y aún no definieron la fecha de la convención nacional en la que la Rosada espera un respaldo para la candidatura del presidente.

La fecha que se baraja, según fuentes de la UCR, es el 19 de mayo, aunque eso no está definido. El lugar tampoco: Gerardo Morales quería oficiar de anfitrión pero su cercanía a Macri se lo impediría, por eso buscan una provincia menos afín al PRO.

El encuentro podría realizarse más cerca del cierre de alianzas previsto para junio. En el PRO interpretan que sus socios en Cambiemos quieren maximizar la participación de la UCR en las fórmulas y listas de todo el país.

Pero además de esa tradición radical, lo cierto es que hay un fuerte descontento con Macri tanto de la cúpula del partido como de las bases. El titular de la UCR, Alfredo Cornejo, está furioso con el presidente porque desafío su liderazgo en Mendoza a través de Omar de Marchi. En tanto que otros sectores del partido no terminan de digerir la intromisión de la Rosada en Córdoba, donde explotó la interna de Cambiemos.

Pero el factor común del descontento radical es el rumbo de la economía y por eso algunos sectores, que ya habían considerado la candidatura a presidente de Martín Lousteau, ahora mantienen conversaciones con Roberto Lavagna.

El propio Lavagna sugirió, en una entrevista con Perfil, que le gustaría llevar a un radical como vicepresidente. Así lo hizo en 2007, cuando llevó como candidato a vice al jujeño Morales. En tanto que en el sector de Lavagna hay expectativas por la posición que podrían tomar algunos convencionales radicales sobre su disconformidad por el resultado de la alianza con el PRO y la preferencia a integrarse a una fuerza progresista.

En ese sentido, algunos sectores del radicalismo ven en Lavagna a un interlocutor más fácil que el propio Macri y con un plan más acorde a las bases del partido. No por nada Macri lo salió a confrontar este jueves en la reunión de gabinete ampliado.

El descontento de los radicales con Macri también se explica por su condescendencia con Elisa Carrió, que este jueves dijo en la TV de aire que Enrique “Coti” Nosiglia y Nicolás Caputo intentaron hacerle un golpe de Estado al presidente.