País

El mercado inquieto porque el Tesoro le vendió USD 1.100 millones al Banco Central

El Banco Central cumplió su meta de base monetaria en diciembre, pero una maniobra que generó rumores y sospechas en el mercado: emitió el 28 de diciembre $43.699 millones para el Tesoro, lo cual operó en sentido contrario del compromiso asumido con el FMI de no ampliar la base monetaria.

Aun así, Sandleris continuó cumpliendo con su meta gracias a que a lo largo del mes absorbió más pesos de los necesarios con las Letras de Liquidez (Leliq) para cumplir con la meta. De todos modos se quedó a $2.000 millones del sobrecumplimiento que se había propuesto a principios de mes.

Lógicamente, para ello debió convalidar una mayor tasa de interés a la que hubiera sido necesaria para cumplir la meta sin asistir al Tesoro, con las consecuencias que ello acarrea para el financiamiento del sector privado y el actual proceso recesivo. En diciembre la tasa se mantuvo entorno al 59,3% nominal anual.

Respecto del cumplimiento de la meta de agregados monetarios, el Banco Central destacó hoy que en diciembre “El saldo promedio mensual alcanzó $1.337 mil millones, $14 mil millones por debajo de la meta, logrando un sobrecumplimiento marginalmente inferior al objetivo de $16 mil millones determinado en el Comité de Política Monetaria del Banco Central (COPOM). En este resultado influyó el importante aumento de la demanda de circulante (+8,7% mensual; $55 mil millones), que excedió su sesgo estacional y comienza a revertir la caída registrada a partir de los episodios de inestabilidad nominal de 2018”.

Fuentes oficiales confirmaron que la operación fue concertada a pedido de la Secretaría de Finanzas que, si bien tenía los fondos en pesos necesarios para cubrir sus erogaciones de fin de año depositados en el Banco Nación, “no podía desarmar sus posiciones en pesos, pero sí tenía los dólares”.

La imposibilidad de vender dólares en el mercado hasta 2019 impuesta por el FMI fue lo que obligó al Tesoro a pedirle al Banco Central que le cambiara dólares por pesos, a lo que Sandleris accedió dentro del margen que el sobrecumplimiento de la meta de base monetaria se lo permitía.

La operación fue concertada a pedido de Hacienda que, si bien tenía los fondos en pesos necesarios para cubrir sus erogaciones de fin de año depositados en el Banco Nación, ‘no podía desarmar sus posiciones en pesos, pero sí tenía los dólares’.

“La compra de dólares no se refleja en las Reservas Internacionales porque es un cambio en la composición de los activos, pero mejora la calidad de su composición”, destacaron desde el Banco Central. Lo que sí incrementó el monto fue el desembolso del tercer tramo del programa stand-by del FMI y la ampliación del swap con el Banco de la República Popular de China. “El saldo de reservas internacionales finalizó diciembre en US$65.806 millones, lo que implicó un incremento de US$14.613 millones respecto al mes previo”, repasaron.

Esta venta de 1.155 millones de dólares le permitió al Tesoro comenzar el 2019 con un saldo de caja de unos $175.000 millones (4.500 millones de dólares), es decir que antes del 28 de diciembre en las cuentas del Tesoro Nacional en el Banco Nación ya figuraban al menos el equivalente en pesos a unos 3.400 millones de dólares.

Las dudas del mercado respecto de esta maniobra van en tres sentidos: en primer lugar, el hecho de que Sandleris esté imprimiendo pesos para asistir a Dujovne genere dudas sobre su compromiso antiinflacionario, una maniobra que un importante analista de mercados equiparó con el Juego de la Oca. “Sandleris avanza 3 casilleros sobrecumpliendo la meta y retrocede 4 casilleros haciendo lo mismo que hacían sus antecesores y que dijo que no iban a hacer”.

En segundo lugar, porque cuestiona al equipo económico por sus errores de cálculo. Si a partir de enero podían vender los dólares con subastas transparentes de mercado, tal y como se había acordado con el FMI, no se entiende que el secretario de Finanzas, Santiago Bausili, haya incurrido en una maniobra que levanta sospechas el último día hábil del año, más disponiendo de esos recursos en el Banco Nación. Más si se tiene en cuenta que el 26 de diciembre, dos días antes, había tomado del mercado $43.372 millones en Letras del Tesoro en pesos.

El tercer punto es que levanta nuevas sospechas sobre la ya delicada situación financiera del Banco Nación. Las fuentes consultadas no explicaron la razón por la que el dinero del Tesoro en el banco no estaba disponible. El mercado especula que si no fue un error de cálculo de Bausili a la hora de decidir la cantidad de dinero a dejar inmovilizada en plazos fijos, la medida responde a la falta de liquidez del banco que conduce Javier González Fraga.

Los trabajadores de la institución llevan tiempo remarcando la falta de liquidez para operar del banco desde que la ley de Presupuesto lo obliga a darle al menos $20.000 millones al año. Esto ya había dejado a la institución sin posibilidades de sumarse a la segunda ronda del programa de Dante Sica de asistencia a las pymes con el descuento de cheques a tasa subsidiada.